¿Cómo comer castañas?

Castañas

Las castañas son esos frutos que vienen protegidos por un caparazón con pinchos. Nunca se sabe lo que puede pasar, mejor ir bien cubiertos. Todos hemos pensado alguna vez aquello de “como le caiga a alguien en la cabeza…”. Te puedes pinchar cogiéndolas, pero no todo tiene por qué ser malo.

¡Fuera diarreas!

La castaña es un fruto que estriñe. Es decir, si tienes una gastroenteritis en pleno mes de octubre, métete un kilo que están baratas. Lo suyo sería comérselas crudas, así el efecto es mayor. Aun así, crudas, al horno o hechas al microondas estriñen.

El contrapunto a esto es qué pasa si alguien con problemas para ir al baño se hincha a comer castañas. Ellos deberían acompañar el festín con alimentos ricos en fibra. Un dato curioso es que la piel que todos le quitamos porque amarga contiene mucha, así que podría comérselas enteras.

Por Dios, evita los gases

Las castañas producen flatulencias, efectivamente. ¿Cómo evitarlo? Si las has cogido tu, puedes dejarlas 10 días para que el almidón se transforme en azúcar de fácil asimilación; si tienes ansias puedes hacerlas a la brasa, en el horno, en la sartén o en el microondas para quitar la piel. Efectivamente, la piel que ayuda a ir al baño produce pedos.

Castañas, el nuevo MDMA

Son alimentos energéticos bajos en residuos, así que son un gran complemento nutricional para aquellos que practiquen deporte. Además, también van muy bien para personas con problemas renales o hepáticos, ya que apenas tienen residuos y, en consecuencia, los riñones no tienen mucho trabajo y la sangre no “se contamina”.

¿Cómo comerlas?

Puedes ir a tu gitana de confianza, como marca la tradición que, por desgracia, se está perdiendo y los puestos parecen tiendas de diseño. La sabiduría popular dicta que no se pueden tomar muchas acompañadas de agua por una razón muy sencilla, se hinchan y luego molesta. ¡Cuidado!

Hay formas alternativas de comer castañas, como por ejemplo en confitura o en cervezas. También hay quien hace dulces de diferentes tipos, incluso puedes congelarlas para poder comer durante todo el año.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *