Los beneficios de las saunas

¡A pasar calor en la sauna!

Dejamos atrás el verano, pero podemos encontrar calor en las saunas. ¿Por qué vamos a querer sufrir unos sudores como los que provoca? Pues porque todo tiene su lado bueno. Se han usado durante muchísimos años con fines medicinales, los baños romanos, japoneses, los aztecas… Antes ya se creía que era beneficioso, ahora se sabe.

En verano todos tenemos un ventilador al que seguir; en invierno un calefactor al que acercarnos. ¿Qué significa esto? Siempre estamos en primavera, la temperatura se mantiene estable y nuestro termómetro interior se avería.

Elimina toxinas y pierde peso

Aunque es, quizás, el motivo más frecuente por el que la gente entra en la sauna, es de los menos relevantes. Obviamente al sudar eliminas toxinas, puede rebajar los niveles de mercurio y poca cosa más. Los órganos por los que perdemos toxinas no se ven implicados; el hígado y el riñón no sudan, sólo lo hace la piel.

El otro motivo; sí, pierdes peso pero no grasa, pierdes agua. Aun así, la sauna te ayuda si lo combinas con otras cosas.

Elimina bacterias

Piensa que, en la época romana, por ejemplo, no había antibióticos ni se sabía qué es la esterilización. Las saunas son, y eran, un refugio antibacteriano; de hecho, hay países en los que las mujeres daban a luz en lugares parecidos.

En caso que una enfermedad aceche, la sauna la destruirá; en caso que ya esté incubándose, ayudará a luchar contra ella. Cuando tenemos fiebre, por ejemplo, nuestro cuerpo está luchando contra los soldados invasores; cuando entramos en una sauna, es ella la que lucha por nosotros. Nos puede proteger contra infecciones leves.

Alarga la vida

Estar desnud@, rodead@ de gente… ¿Quién iba a pensar que te ayudaría a vivir más? Un estudio relaciona sauna con una mortalidad menor. A priori podría parecer que no hay una relación de causalidad (causa y efecto), pero hay estudios que demuestran que, al menos en animales, sí es así. La sauna reduce la tensión arterial y mejora la función del corazón, así que las enfermedades relacionadas con el corazón disminuyen.

Te ayuda a relajarte

Tiene efecto relajante, después de una sesión de sauna te resultará mucho más fácil dormir. Si tienes problemas de insomnio, te ayudará a superarlos porque liberas endorfinas. No se queda ahí, también alivia dolores articulares por el mismo motivo: las endorfinas. Los vasos sanguíneos se dilatan, la circulación mejora y la tensión muscular se relaja.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *